Consejos para conducir seguro bajo la lluvia

Estos días están siendo muy lluviosos en la provincia de Castellón, por eso os vamos a recordar unos consejos para que vuestra conducción sea segura bajo la lluvia. En Autoescuela Belba enseñamos las técnicas necesarias para conducir de forma segura bajo condiciones climatológicas adversas y concienciamos a los conductores sobre la peligrosidad de las lluvias, ya que es el fenómeno meteorológico que provoca más accidentes.

Foto extraída de http://revista.dgt.es/
Foto extraída de http://revista.dgt.es/

Reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad

En primer lugar se debe reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. Se debe tener en cuenta que si la carretera está mojada la distancia de frenado es tres veces mayor que si está seca. Además, al aumentar la distancia respecto al vehículo que circula delante de ti, evitarás que tu parabrisas se llene de lluvia pulverizada y sucia.

Aquaplaning y situaciones que alteran la adherencia a la carretera

El efecto conocido como aquaplaning ocurre cuando el vehículo se desliza sin control sobre una superficie mojada, como un charco o balsa, debido a que los neumáticos no pueden evacuar el agua. En caso de encontrarte en esta situación donde el vehículo patina sin dirección, la forma de actuar debe ser: no frenar hasta que se note el vehículo estabilizado, reducir la velocidad levantando suavemente el pie del acelerador y sujetar con firmeza el volante sin cambiar de trayectoria.

aquaplaning
Foto extraída de http://revista.dgt.es/

Por otra parte, también existe un momento peligroso cuando comienzan las lluvias. Cuando empieza a llover, la superficie de la carretera se hace más peligrosa debido a la mezcla de agua, polvo y grasa; haciendo que sea más deslizante. Si sigue lloviendo esta situación mejora, haciéndose la superficie más uniforme.

También cabe considerar la peligrosidad de la pintura blanca de los carriles o de los pasos de cebra, sobre esa superficie los neumáticos no se adhieren tan bien como en una superficie sin pintar.

Condiciones del vehículo

Respecto a las condiciones del vehículo, los neumáticos deben estar en perfecto estado, con un dibujo con una profundidad de al menos de 1,6 a 2 milímetros. Asimismo, se debe revisar la presión y la alineación de las ruedas. Por supuesto, también es importantísimo el buen estado de los frenos y los amortiguadores.

Las escobillas del limpiaparabrisas deben estar en buen estado y se debe tener en cuenta que, si el limpiaparabrisas está sucio, al ponerlo en marcha impedirá la visibilidad.

También se debe revisar el perfecto funcionamiento de las luces, ya que al conducir bajo lluvia se deben encender las luces, y en caso de lluvia intensa también las luces de niebla traseras.

Para evitar el empañamiento de los cristales se debe activar toda la potencia del climatizador o del aire acondicionado y dirigir el aire hacia los cristales, ayudándose si es necesario con una bayeta.